Immigration Options: Overview of Non-immigrant Visas and Permanent Resident System of the USA

Todos los españoles que estamos en USA hemos pasado, irremediablemente, por el intenso trámite del visado. Unos más que otros, puesto que no todos son igual de complicados, y como dice el abogado Javier Pico, cada caso es diferente. Javier Pico es un abogado español afincado en Boston desde hace muchísimos años, aunque vino atraído por la música de Berklee, finalmente fueron las leyes las que lo anclaron a esta tierra, y así fue como abrió su famoso gabinete, Pico Law.  Javier Pico reunió ayer en Boston a medio centenar de personas para hablarnos sobre un tema que a muchos nos inquieta y la mayoría desconocemos, los visados. 

Por un lado, están los visados de no-inmigrante, es decir, todos los visados temporales, y por otro, los visados permanentes o la anhelada Green Card. En un viaje breve y conciso, Javier nos salpicó con su extenso conocimiento sobre cada uno de los visados y quién puede o no adquirirlos. Los derechos y deberes que dicta la ley para cada situación son muy variables, y muchas veces es fácil caer en ilegalidades sin ni si quiera saberlo. 

Javier Pico, abogado experto en inmigración. Pico Law.

Javier Pico, abogado experto en inmigración. Pico Law.

Cambridge Innovation Center, Cambridge, MA.

Cambridge Innovation Center, Cambridge, MA.

A grandes rasgos, los visados temporales incluyen el B1, de business, que puede usarse para venir a dar un curso, una charla, o como baipás del ESTA si alguna vez te han denegado este último. Dura 10 años y básicamente es el agente de la aduana el que decide cuánto tiempo puedes quedarte dependiendo de cada situación. Luego está el B2, que es como el B1 pero para viajes de placer o familiares. El E1, que es para ejecutivos y empleados esenciales de empresas cuyos dueños (o al menos la mitad de ellos) son españoles. El E2 es para montar una empresa en USA, tipo start up, y si a alguien se le ha pasado por la cabeza hacer la trampa y emplearse a uno mismo, por aquí tampoco se puede, la empresa ha de generar beneficios.

Más conocido por todos es el H1B, que requiere tener una titulación universitaria y que está sujeto a un cupo a menos que el contratante sea una organización sin ánimo de lucro, hospital o universidad. Éste dura 6 años y los familiares (pareja e hijos) no tienen permitido trabajar. Luego está el que la mayoría de los postdocs tenemos, el J1, que es un visado de intercambio cultural, y que suele llevar adjunta una norma de retorno obligatorio al país de origen durante los dos años siguientes a su finalización. No obstante, se puede optar a un permiso especial de exención de esta norma.  El L1A es para transferencia de personal imprescindible con un cargo importante dentro de una misma empresa con sede en diferentes países. El L1B es igual pero para empleados con un tipo de conocimiento único. El O1A es el premio gordo, porque es difícil de conseguir y es para aquellas personas que tienen una habilidad extraordinaria probada mediante, por ejemplo un Premio Nobel, un Grammy… casi nada.

Lo más interesante y común a todos estos visados es que, aunque todos los papeles estén en regla y tengas un visado vigente, es el agente de aduanas el que finalmente decide si te deja entrar en el país. Todas esas preguntas que nos hacen cada vez que volvemos de vacaciones nos colocan en el punto de mira ¡de una sola persona! Que puede haber tenido un mal día o simplemente decidir que no le gustas y hala, te manda de vuelta por donde has venido.

En cuanto al visado de inmigrante o Green Card, éste implica que eres residente permanente. Se necesita un patrocinador, que puede ser una empresa o un ciudadano americano unido por lazos familiares o maritales. No obstante, el número de Green Cards que se conceden cada año es limitado y difiere para cada país. Dependiendo del número de inmigrantes procedentes de ese país que residen actualmente en USA. Así, algunos países como México tienen una lista de espera de 20 años. Es decir, ahora están tramitando visados que se solicitaron en 1996… Por eso, mejor tener la suerte de tu lado y probar con la lotería, aunque, curiosamente, no parece totalmente aleatoria… Javier Pico nos confiesa que nunca ha visto que le toque a nadie sin un título universitario. Para ésta última algunos países también están vetados y cada año varía dependiendo del número de inmigrantes procedentes de los distintos países.

Así que, como podéis ver, no es fácil conseguir un visado para poder quedarse aquí de forma permanente. Eso sí, si quieres intentarlo y eres miembro de ECUSA, Javier Pico es la persona perfecta para ayudarte con los trámites, y además ¡hace descuento!

Si queréis todos los detalles de esta charla tan interesante, aquí tenéis un enlace al vídeo del evento ECUSA Science nights.

https://www.youtube.com/watch?v=In4Fj2eG43A

 

Chari Fernández Godino