Reflexiones de un cirujano tras 40 años de práctica en el Midwest

“Lo que voy a decirles está basado en la experiencia de casi 50 años en Estados Unidos… “. No todo el mundo puede empezar una charla así, y es que nuestro invitado, el Dr. Miguel Cabanela se ha forjado una carrera como cirujano ortopédico en los EE.UU. en una época en la que tanto España como EE.UU. eran unos países totalmente diferentes de los que conocemos hoy en día. En su charla, Miguel ha querido compartir con nosotros su historia, sus reflexiones y lo que ha aprendido tras todos estos años viviendo y trabajando en el Midwest.

Miguel Cabanela llegó a EE.UU. en los años 60, y nada más llegar, se dio cuenta de lo bien estructuradas que estaban tanto la educación como la formación en este país, por lo que decidió quedarse y hacer su residencia como cirujano en la Clínica Mayo. Desde entonces ha trabajado para esta institución hasta su jubilación hace 6 años, momento en el cual, decidió dedicar todo su tiempo a su otra pasión, la educación y la asistencia sanitaria en países necesitados.

Desde su perspectiva y experiencia de casi 50 años trabajando en EE.UU., Miguel considera que éste es un país enormemente atractivo para un joven profesional. En su opinión lo es por “la denominada moral/ética protestante del trabajo, en este país se trabaja mucho y en general bien” y algo que destaca es que “en EE.UU. el trabajo bien hecho siempre es reconocido”, algo que en su experiencia no pasa en España. Además, “la ausencia de envidia en las relaciones profesionales también es algo atractivo” dice, “esto no quiere decir que no haya zancadillas o guerras internas en los departamentos, pero si uno trabaja, lo hace bien y progresa, es reconocido”.

Algo que puede ser tanto bueno como malo en su opinión, es la “gran competitividad de este país”. En su experiencia, “a todos los niveles, la competitividad es brutal. Ésto tiene la ventaja de estimular el progreso y no quedarse atrás. Pero la  desventaja médica de este nivel de competitividad, es que te crea hipertensión arterial y estrés”.

Otro atractivo es la abundancia de medios y la seguridad en el futuro, “es una cosa obvia” dice, y “aunque esto ha cambiado, ha ido bajando, la situación no es tan dramática como en España”. Además Miguel cree que la vida diaria es más fácil aquí, y lo era mucho más hace 40 años. “La calidad de vida es diferente” aclara, “en cuanto la calidad de vida hoy por hoy España está muy por encima, y la gente joven esto lo nota más, y lo tiene más en cuenta que mi generación”.

Hablando de las condiciones que se necesitan para progresar en este país, Miguel Cabanela cree que las condiciones no son muy diferentes de las que se necesitan para progresar en cualquier otro país. Lo resume en las “3 Aes” por sus siglas en inglés “The 3 As: Affability Adaptability and Ability”, (Afabilidad, Adaptabilidad y Habilidad) que a su parecer resumen un poco las cualidades de una buena persona. “Es importante para un español pensar que viene a trabajar a un país diferente y que, aunque uno no se olvide de España, hay costumbres españolas que uno aquí no puede seguir haciendo, a donde fueres haz lo que vieres, uno tiene que adaptarse”. Otra cosa es el idioma, “es vital comunicarse correctamente, al americano medio le importa poco tu acento con tal de que te entienda”. En su opinión, “es esencial”. La capacidad de trabajo es importante también, “hay que darle duro” dice, “uno tiene que empujar un poco más fuerte para llegar a donde llega un americano medio”. Además, sorprendentemente en su experiencia, para aumentar tu credibilidad en el trabajo, aquí “uno tiene que perder la emoción latina, uno tiene que hablar de su trabajo objetivamente y sin apasionarse, en cuanto uno se apasiona pierde la credibilidad” aunque es consciente de que ser frío y perder esa emoción “es perder un poco una parte del alma”.

En cuanto al tema del regreso, él reconoce que “es difícil”, él lo vivió por unos años, pero volvió a EE.UU.. En su opinión “el retorno es más difícil cuanto más larga es la ausencia. Tú has cambiado y cada vez te haces más de aquí y menos de allí y cuanto más tiempo pasas fuera se hace mucho más difícil el volver. Hay un número que hay que tener en mente: 5 años”, para él, éste es el límite. “La americanización se hace progresiva y tras 5 años, la adaptación de vuelta a España se hace difícil”. Otra opción para volver que podemos considerar “es hacerte la carrera aquí y volver con el nombre hecho, ya en una posición que te permita hacerte el retorno más fácil. Si uno hace parte de su formación aquí y luego vuelve tiene que ir con una actitud que no es la misma que si uno se hace toda la carrera en EE.UU. y luego vuelve allá”. Y puntualiza, “si vuelves es importante disminuir y recortar las expectativas, no ser demasiado exigente, el darte cuenta de que ciertas cosas que has hecho aquí, no las vas a poder hacer allí, y darte a ti mismo un periodo de tiempo para adaptarse”.

Al final, como consejo para un joven profesional que tiene que decidir si marcharse o quedarse de España, Miguel considera que es una decisión que depende de las expectativas de cada uno, “uno tiene que pensar que quiere ser en la vida, ¿quieres ser académico? ¿quieres hacer dinero? ¿quieres disfrutar de la vida y tener el trabajo como algo colateral?, la calidad de vida es un factor cada vez más importante para la gente que se gradúa hoy en día”. Si él hubiese vivido en esta época, reconoce que “seguramente mi trayectoria hubiese sido diferente”. Como conclusión él considera que si tu objetivo final es volver a España, “entonces trata de recortar tu estancia aquí lo más posible y conseguir los máximos resultados en el mínimo de tiempo”. Hay que poner en una balanza tu vida personal y profesional y preguntarte a ti mismo que es lo que quieres hacer, finalmente la decisión de irse o quedarse, es una cuestión personal.

 

Para escuchar muchos más detalles apasionantes sobre su experiencia y su vida, accede a la charla íntegra en el link de nuestro canal de YouTube . 

Miguel E. Cabanela González Seco, nace en Mondoñedo, Lugo, en 1942. Se doctora en Medicina en 1965 por la Universidad de Santiago de Compostela y en 1972 obtiene la calificación de Cirujano Ortopédico por la Universidad de Minnesota, (Minneapolis). Hizo su residencia en la Clínica Mayo (Rochester) donde ha desarrollado una fructífera carrera durante más de 40 años especializado en el remplazo articular de rodilla y cadera. Durante ese tiempo ha contribuido intelectualmente al campo de la cirugía ortopédica con más de un centenar de publicaciones entre artículos científicos y capítulos de libros. Se retira a los 68 años de la práctica activa, aunque continua su labor como Profesor Emérito de Cirugía Ortopédica en el “College of Medicine” de la Clínica Mayo, para ejercer como educador y cirujano en proyectos solidarios en países en vías de desarrollo.

 

Ana Isabel Fernández-Mariño

University of Wisconsin-Madison

Responsable Eventos y Divulgación ECUSA@Midwest