Primera Jornada de Asesoramiento IMP: “Lecciones aprendidas desde EEUU: Asesoramiento y tutelaje de jóvenes estudiantes e investigadores españoles”

La Universidad de Valencia abre sus puertas al primer encuentro internacional de mentores, estudiantes (a falta de un término más adecuado para denominar a los mentees) y representantes de las diversas universidades que han participado en el programa piloto ECUSA-IMP 2014-2015.  D. Esteban Morcillo Sánchez, excelentísimo rector de la universidad de Valencia inauguraba el evento presidiendo la primera mesa redonda, que contó con otros ponentes de lujo como la secretaria de estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, D. Carmen Vela, la vicepresidenta de ECUSA, Dra. Teresa Nieves Chinchilla, la presidenta del programa IMP, Dra. Zafira Castaño, el delegado del gobierno en la Comunidad Valenciana, Sr. D. Juan Carlos Moragues Ferrer, y el representante de la Ciudad de Valencia, Sr. D Joan Calabuig Rull. Además contamos con la participación del Director Territorial del Banco Santander, Sr. D. Antonio Valldecabres y la Cátedra Príncipe de Asturias de Georgetown University, Sr. D. Jorge Garcés. Todos dedicaron unas palabras en reconocimiento de la ciencia, la tecnología y la investigación llevada a cabo por españoles fuera y dentro de nuestro país. Mentes brillantes, formadas en universidades españolas, que han llegado a Estados Unidos pisando fuerte en centros de excelencia como NASA, Harvard University, MIT y John Hopkins entre otros. 

De izquierda a derecha: D. Teresa Nieves Chinchilla, vicepresidenta de ECUSA, D. Joan Calabuig Rull, Teniente Alcalde de Valencia, D. Carmen Vela, Secretaria de Estado de Investigación, D. Esteban Morcillo Sánchez, excelentísimo Rector de la Universidad de Valencia, D. Juan Carlos Moragues Ferrer, Delegado de Gobierno de la Comunidad Valenciana, D. Zafira Castaño, presidenta y fundadora del programa IMP, D. Antonio Valldecabres, Director Territorial del Banco Santander.   

De izquierda a derecha: D. Teresa Nieves Chinchilla, vicepresidenta de ECUSA, D. Joan Calabuig Rull, Teniente Alcalde de Valencia, D. Carmen Vela, Secretaria de Estado de Investigación, D. Esteban Morcillo Sánchez, excelentísimo Rector de la Universidad de Valencia, D. Juan Carlos Moragues Ferrer, Delegado de Gobierno de la Comunidad Valenciana, D. Zafira Castaño, presidenta y fundadora del programa IMP, D. Antonio Valldecabres, Director Territorial del Banco Santander.   

Mesa 2: componentes de las 5 universidades que han participado este año en el programa piloto IMP hablaron acerca de la internacionalización del talento español. Idas y venidas de sueños e ilusiones que fueron tejiendo una realidad más allá de nuestras fronteras. Para algunos, el paso por centros extranjeros ha supuesto un trampolín imprescindible para llegar a lo más alto de sus carreras, o quizás al primer escalón de esa escalera que les conducirá al éxito. Éxito, una palabra controvertida que resonó en diversas ocasiones a lo largo de la jornada, trayendo el sabor agridulce del esfuerzo y la recompensa del trabajo de muchos años, que no siempre tiene la forma que todos quisiéramos. ¿Es necesario irse al extranjero? ¿Por qué es tan difícil volver? Los que estamos de paso alzamos nuestras voces para romper una lanza en favor de nuestra ciencia: los científicos españoles estamos muy bien valorados en centros extranjeros, sin embargo, en España aún existe ese miedo a las sombras que proyectan los más jóvenes. Sillas calientes que tienen un nombre grabado en el respaldo y que adulteran el sistema con incompetencia y desidia. Volver es a menudo una utopía en la que todos quisiéramos vivir, un centro de trabajo completamente equipado, con salarios dignos y artículos “in press”, y abajo una cafetería donde almorzar bocatas de jamón y pinchos de tortilla. Ojalá dentro de poco, y con la ayuda de programas como IMP, podamos hacer de esta utopía una realidad sostenible.

Mesa 2: Representantes de las 5 universidades participantes en el programa IMP 2014-2015.

Mesa 2: Representantes de las 5 universidades participantes en el programa IMP 2014-2015.

Mesa 3: Investigación y asesoramiento en el extranjero en búsqueda del correcto equilibrio (mentores de excelencia) Cinco mentores cuyo talento ha sido reconocido en forma de becas, premios o puestos de trabajo como líderes de sus propios laboratorios, dieron sus puntos de vista acerca de la búsqueda del correcto equilibrio a la hora de asesorar a los estudiantes a través del programa. El buen mentor ha de poseer empatía y objetividad, saber escuchar y aconsejar desde unos lazos que no son afectivos ni profesionales, por lo que carecen de cualquier subjetividad, juicio o sentimiento que pueda empañar el asesoramiento objetivo o condicionar las decisiones del estudiante. Al mismo tiempo, el mentor ha de inyectar una dosis de positividad y descubrir al mentee lo importante que es soñar, así como mostrarle el abanico de posibilidades que se abren ante él, la mayoría de ellas a menudo desconocidas. La libertad de elegir el futuro es un privilegio que se posee casi siempre pero que, por desgracia, suele venir acompañado del miedo a lo desconocido. El mentor es ese compañero que hará del miedo un desafío fascinante. 

Mesa 3: Cinco mentores de entre los 22  que han participado en el programa IMP 2014-2015.

Mesa 3: Cinco mentores de entre los 22  que han participado en el programa IMP 2014-2015.

Hubo también momentos de reflexión sobre el programa con intención de mejorarlo de cara al próximo año 2015-2016, en que el programa IMP volará independiente de ECUSA para expandirse también a otros ámbitos como la economía y las humanidades. Los mentores nos reunimos con representantes de las universidades para comentar posibles críticas y crear nuevos retos de cara a esta nueva etapa. Después los estudiantes tuvieron la ocasión de hacer un pequeño networking, puesta en práctica de lo aprendido, con el fin de dejar atrás la vergüenza y aprender a caminar marcando sus propias huellas. Nosotros ya les hemos dado el primer empujón, ahora les toca a ellos seguir caminando y ayudar a los que vienen detrás. Con esta idea surgió la sesión “La motivación en las siguientes generaciones. El pacto de dedicación”. El efecto mariposa ha empezado, los estudiantes que este año han participado en el programa IMP han hablado y han manifestado su inmensa gratitud hacia el programa y hacia sus mentores. La mayoría de ellos han experimentado mejoras impresionantes, aunque no necesariamente medibles. Ellos son el verdadero motor que sirve de motivación a los mentores. Para un mentor, es una gratificación personal inmensa observar la evolución de sus estudiantes a lo largo de nueve meses. Dudas, miedos, inseguridades… todo se reduce en dimensión cuando se comparte con alguien que ya lo ha vivido y te aconseja desde la experiencia. Hasta los túneles más angostos se iluminan pero sobre todo, aprenden a crear herramientas con las que abrirse paso en su carrera profesional. Por eso, esto ha de ser una cadena de favores en la que cada eslabón enlaza otros cuantos, y así exponencialmente conseguiremos que nuestra comunidad de estudiantes tenga siempre un punto de apoyo altruista cuyo valor es ya incalculable. Las universidades habrán de comprometerse para ofrecer a sus alumnos toda la ayuda que puedan conseguir, ya sea la opción de formar parte del programa, la financiación de estancias en centros extranjeros, o la aportación de recursos al programa IMP, como ha hecho la Universidad de Valencia, anfitriona de este evento.

Finalmente, este evento tan encomiable se cerraba con la entrega de premios al mejor mentor y mentee, de la mano de D. Ana Elorza, representante internacional de la FECYT, entidad que ha apoyado el programa IMP desde su nacimiento hace apenas un año. 

De izquierda a derecha: Lucía Ramos, ganadora del premio al mejor mentee, D. Ana Elorza, representante internacional de FECYT y D. Joaquín López, ganador del premio al mejor mentor.

De izquierda a derecha: Lucía Ramos, ganadora del premio al mejor mentee, D. Ana Elorza, representante internacional de FECYT y D. Joaquín López, ganador del premio al mejor mentor.

Me quedo con el buen sabor de boca de las cosas bien hechas, del orgullo de haber sido parte de un germen que ya brota en cientos de esquejes y que ha sido capaz de juntar en la misma sala a generaciones de talentos, representantes de universidades y gobiernos. Y por supuesto, me quedo con el aroma de la paella valenciana que sabe a España y a verano, sobre todo cuando uno recorre más de 5000 kilómetros para degustarla.

Chari Fernández Godino