"Social Entrepreneurship and the Quest to Inspire Change". Ricardo García

Esta vez, Pfizer nos abre sus puertas de la mano de Belén Carrillo-Rivas, jefa de I+D  innovación, para recibir a Ricardo. A este evento acudieron un centenar de personas incluido el cónsul español. 

Ricardo es un padre coraje de esos que salen en las películas, de esos que al final cambiarán el mundo. Su hijo Richi fue diagnosticado con un meduloblastoma en el cerebelo que, tras 8 operaciones diferentes, llevó a los cirujanos de Barcelona a una rendición inevitable: el cáncer de Richi era incurable. Lejos de conformarse, sus padres trataron de buscar una segunda opinión, contactaron con el Dana Farber Cancer Institute en Boston y recibieron del otro lado de la línea algo del todo inesperado: esperanza. El único inconveniente… costear el tratamiento. Sin embargo, cuando la vida de un niño de 5 años se pone en una balanza con algo tan nimio como el dinero, los corazones se ablandan y el mundo entero se moviliza. Fueron a programas de televisión, de radio, abrieron un blog… y gracias a la ayuda de miles de personas, finalmente lo consiguieron.

Evento ECUSA: Ricardo García, Richi Childhood Cancer Foundation. Pfizer, Cambridge, MA. 2 Junio 2015. 

Evento ECUSA: Ricardo García, Richi Childhood Cancer Foundation. Pfizer, Cambridge, MA. 2 Junio 2015. 

Ricardo García (izquierda) junto a la presidenta de ECUSA-Boston Cristina Vázquez Mateo (derecha). 

Ricardo García (izquierda) junto a la presidenta de ECUSA-Boston Cristina Vázquez Mateo (derecha). 

En abril de 2012 se mudaron a Boston y, tras una primera operación de 5 horas, el futuro de Richi volvía a existir. No obstante, los tratamientos de quimioterapia fueron durísimos, y las complicaciones llevaron al niño a la UCI en diversas ocasiones, difuminando de nuevo el contorno de ese futuro apenas recuperado. Pero las ganas de vivir de Richi son infinitas, la lucha por la supervivencia es una máxima y no tiene pensado rendirse. Richi es un superhéroe, pero desde luego sus padres son unos aliados extraordinarios. La lucha contra el cáncer es un proceso devastador, pero en un niño es todavía más duro e injusto. Ricardo pronto descubrió que, tristemente, los fondos que se dedican a investigar el cáncer pediátrico cubren un porcentaje ridículo del total destinado a investigación en EEUU. El problema es que la incidencia es demasiado baja como para que importe lo suficiente. Por este motivo, y por muchos más, decidieron poner en marcha la Fundación Richi. El objetivo de esta fundación va mucho más allá de la idea de recaudar dinero, se trata de expandir horizontes, de abrazar el futuro con los brazos del presente. Para ello, la fundación Richi ha creado una partnership o colaboración entre el hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y el Dana Farber Cancer Institute en Boston. De esta fusión nacen las Richi fellowships para que cirujanos españoles puedan venir a formarse aquí, donde la experiencia en neurocirugía pediátrica oncológica es mucho mayor, y puedan luego adoctrinar a sus equipos en España. Desde luego que no hay mayor poder que el del conocimiento, y es injusto que sólo quien pueda costeárselo sea capaz de recibir un tratamiento. Por ello, es mucho más inteligente formar médicos en todo el mundo y llevar las sonrisas de vuelta a todas esas caras inocentes que no entienden de naciones ni de fronteras.

Richi, un superhéroe.

Richi, un superhéroe.

La fundación también ha creado las Richi houses, que acogen a todas esas familias que bajan de un avión asustados y a menudo sin conocer si quiera el idioma del país al que acaban de llegar. En estas casas los niños están juntos, no se sienten diferentes ni son presa del aislamiento. Además, las familias se nutren de las experiencias de otros, comparten sus miedos y encuentran una verdadera familia que les ayuda a superar una situación que no puede comprenderse a menos que se haya vivido. La Richi house no es un hospital, sino un hogar.

Richi (izquierda) no quiso perderse nuestro evento. Acompañó a su padre (derecha) y ambos quedaron encantados con el equipo de ECUSA. Cambridge, MA. 2 de junio de 2015.

Richi (izquierda) no quiso perderse nuestro evento. Acompañó a su padre (derecha) y ambos quedaron encantados con el equipo de ECUSA. Cambridge, MA. 2 de junio de 2015.

Las mejores noticias no son un milagro, sino la recta final de una carrera de fondo: en octubre del año pasado la última revisión de Richi fue positiva. Su familia sigue viviendo en Boston y han hecho de su causa un modo de vida. Buscan inversores para que la investigación en oncología pediátrica siga avanzando y ya han conseguido financiación para llevar a cabo algunos proyectos en el Dana Farber. Es una manera encomiable de contribuir al mundo, no todos podemos decir que hemos pasado por la vida pisando tan fuerte como Richi y su familia, pero en ECUSA aportamos nuestro granito de arena para que historias como esta den la vuelta al mundo.

Podéis ver el vídeo del evento en https://www.youtube.com/watch?v=php3t5m7y7M

Chari Fernández Godino.